Nuevos lineamientos para la aceptación de publicaciones científicas

Los avances en todas las ramas del Conocimiento se construyen sobre la base de la información disponible, principalmente en forma de publicaciones en libros y revistas científicas. En el sistema actual, los trabajos científicos listos para publicar se someten a un proceso de revisión por pares (en inglés peer review, indiscutiblemente el idioma de la Ciencia a nivel internacional), donde un grupo independiente de especialistas en el tema de investigación analizan en detalle el manuscrito, sobre todo para constatar que las conclusiones del trabajo surgen claramente de la evidencia experimental obtenida. Luego, los revisores emitirán un informe adonde recomiendan o rechazan la publicación de un determinado trabajo científico, aconsejando cómo mejorar el manuscrito en caso de ser necesario.

Sin embargo, este sistema está lejos de ser perfecto: una serie de factores hacen que a veces las publicaciones oculten parte de la información, generalmente esencial para reproducir los experimentos. Esto es común en temas de investigación aplicada, donde los resultados pueden dar lugar a patentes de invención y cuantiosas sumas de dinero para las instituciones que albergan a los investigadores (universidades, centros de investigación públicos o privados); así como en otros temas de investigación en boga (en inglés cutting-edge, e incluso bleeding-edge) en los que hay una fuerte competencia entre distintos grupos de investigación, ya sea por los subsidios para investigación, ascensos para el investigador principal, o prestigio para la institución, entre otros.

Otra de las falencias del sistema se ve reflejada en el constante y arbitrario incremento en los costos de publicación en las revistas científicas más leídas e influyentes, así como su sesgo hacia publicar sólo aquellos artículos de alto impacto, es decir, relacionados con los mencionados temas de moda. Es realmente notable cómo estas grandes editoriales se quedan con prácticamente toda la ganancia de la difusión de los artículos científicos, a pesar de jamás invertir ni un centavo en la investigación científica per se, ni en el proceso de revisión de pares—por una cuestión de posibles “conflictos de intereses“, los revisores nunca reciben dinero a cambio de su trabajo—. El negocio de la difusión y derechos de autor de las publicaciones científicas es tal que muchas editoriales de dudosa reputación ofrecen hacer la vista gorda sobre cuestiones esenciales de los manuscritos si los autores están dispuestos a pagar importantes sumas de dinero en concepto de costos de publicación.

En este contexto, el futuro de la Ciencia está claramente en peligro, ya que la veracidad de los avances científicos está sujeta a intereses económicos de unos pocos.

El pasado miércoles 13 de enero de 2015, un grupo de revisores científicos publicaron un artículo describiendo la iniciativa PRO (Peer Reviewers’ Openness) para fomentar la difusión de la información en su totalidad, con el objeto de preservar el avance genuino de la Ciencia inculcando prácticas de investigación más abiertas y transparentes. Específicamente, estos revisores proponen exigir que todos los manuscritos cumplan una serie de requisitos como condición necesaria para ser considerados para su publicación, a partir del 1 de enero de 2017:

  1. Los datos experimentales deben ser accesibles públicamente.
  2. Los documentos y razones por las cuales vale la pena llevar a cabo la investigación deben estar disponibles, preferentemente en manos de terceras partes a través de Internet.
  3. Si ciertos datos o materiales no están abiertamente disponibles, los motivos deberán estar claramente especificados en el manuscrito.
  4. Las metodologías o algoritmos necesarios para la interpretación y procesamiento de datos deben estar accesibles.
  5. Todos los datos y archivos necesarios para cumplir los puntos anteriores deben estar disponibles preferentemente en manos de terceras partes a través de Internet.

Es de esperar que muchos revisores científicos se sumen a esta iniciativa para así estandarizar los lineamientos para recomendar la publicación de trabajos científicos, con el propósito de mejorar sustancialmente su calidad y credibilidad. El vínculo para sumarse a la iniciativa se halla aquí. KN_logo_black

Imagen destacada: Logo de la iniciativa Peer Reviewers’ Openness (PRO)

Más información: The Peer Reviewers’ Openness Initiative: incentivizing open research practices through peer review