Algunos conos usan una insulina soporífera para dormir a su presa

Los caracoles cono, las cobras y los peces fugu producen las neurotoxinas naturales más potentes que se conocen.
Aunque los conos miden sólo unos cuantos centímetros de largo pueden matar fácilmente a animales considerablemente más grandes, incluyendo a los seres humanos. Para tal fin hacen uso de un minúsculo arpón para inyectar una pequeñísima cantidad de un cóctel letal de más de un centenar de potentes neurotoxinas, conocidas como conotoxinas. Sin embargo, muchas especies de caracoles cono utilizan esta poderosa arma sólo en situaciones extremas, cuando sienten que su vida corre peligro. En su lugar, especies como Conus geographus y Conus tulipa pueden producir una secreción conocida como nirvana cabal, que provoca un estado de privación sensorial e hipoactividad en peces cercanos, convirtiéndolos en una presa fácil.

Un grupo de científicos de la Universidad de Utah, dirigido por el Dr. Baldomero “Toto” Olivera, hizo un descubrimiento asombroso: un componente fundamental del nirvana cabal es un poderoso sustituto de la insulina, capaz de disminuir drásticamente los niveles de azúcar en sangre, lo que contribuye aún más al debilitamiento de la presa. La insulina es una hormona que disminuye en forma natural los niveles de glucosa en sangre mediante la inducción de su absorción en muchos tejidos, ya sea en forma de glucógeno (la versión animal de almidón) o metabolizada como depósitos de grasa. Una vez que la glucosa en la sangre se agota, el cerebro no tiene suficiente combustible para funcionar, lo que se traduce en un estado de somnolencia.

Este hallazgo indica que el nirvana cabal no sólo ataca al sistema nervioso, sino también al metabolismo energético. Desde el punto de vista biotecnológico, estas insulinas modificadas tienen un gran potencial terapéutico para el tratamiento de la diabetes y enfermedades metabólicas similares. KN_logo_black

Imagen destacada: Conus geographus. Melbourne University, David Paul.

Más información: Specialized insulin is used for chemical warfare by fish-hunting cone snails